Tecnología cívica, una ventana para mejores prácticas en Internet

¿Se ha preguntado cuánto tiempo pasa navegando en la red? ¿Y si usáramos un poquito de ese tiempo para mejorar el entorno en que vivimos? Hay buenos usos del Internet, aquí le cuento. 

Liliana Cavazos

Coordinadora de Comunicación del CIC

Ese micro susto que por cuestión de segundos se puede llegar a experimentar cuando se pierde de vista el celular quizá diga mucho de nosotros. No es para menos porque el uso de estos dispositivo se ha convertido en un arraigado hábito.

Los internautas mexicanos navegamos diariamente en promedio durante 2019 unas 8 horas con 20 minutos¹. Técnicamente un tercio del día, todo un turno laboral. Vale la pena destacar que el año pasado estábamos lejos de imaginarnos que una emergencia de salud pública nos llevaría a pasar más tiempo en casa por lo que no sería una sorpresa que durante este 2020 el tiempo promedio diario de conexión haya incrementado.

Es importante hablar de los riesgos de hiperconexión, por ejemplo, al conducir el tiempo de reacción de un conductor es dos veces más lento cuando se usa un teléfono², los mensajes de texto móviles de rutina aumentan la tasa de asistencia a los centros de salud ocular³, el uso problemático, dependencia, hábitos no seguros de uso, falta de concentración e inclusive problemas de deudas relacionados con el uso de los dispositivos⁴, por mencionar algunos.

Al otro lado de la ventana

Por inercia estamos inmersos en una rutina de alto consumo de Tecnologías de la Información, y a la par de resolver cómo menguar los efectos nocivos de este hábito existe un área de oportunidad con el creciente uso de la tecnología móvil, en donde cabe reflexionar que esta ventana no se limita al sector académico, a las ventajas de productividad laboral que resultan del teletrabajo popularmente conocido como home office o al crecimiento de ventas que no solo una PYME sino también los microempresarios pueden obtener con las ventajas del e-commerce.

La ventana es más grande de lo que podemos imaginar, incluso la Organización Panamericana de la Salud emitió este año una hoja informativa a cargo del Departamento de Evidencia e Inteligencia para la Acción en Salud, titulado «El potencial de las tecnologías de la información de uso frecuente durante la pandemia»⁵  en donde se enfatiza que las tecnologías de la información «se han transformado en el principal medio por el cual personas, gobierno e instituciones de salud trabajan, interactúan, comparten información, intercambian y generan conocimiento social y se comunican».

El documento resalta que algunas oportunidades que brindan las tecnologías de la información en torno a la pandemia por covid-19 es la aclaración de dudas, el monitoreo y seguimiento de pacientes, la ayuda terapeútica, el continuar trabajando, aporte de conocimiento, acceso a datos e información confiable, el continuo aprendizaje, la prevención, mantener las relaciones interpersonales y un punto clave: participar de las redes sociales.

La participación ciudadana

Este último punto (la participación en redes sociales) es en el Centro de Integración Ciudadana el marco de esa gran ventana, ya que nuestro propósito es disponer de las redes sociales y de desarrollos tecnológicos que denominamos “tecnología cívica” para no solo aprovechar el tiempo de navegación con la práctica de la democracia, sino combinarlo con la primavera ciudadana, es decir, el despertar de los ciudadanos para señalar, reclamar, proponer, activar, colaborar, implementar y solucionar.

Mucho se habla de los riesgos y amenazas que implica el creciente hábito de hiperconexión. Pero también es importante no perder de vista que conlleva desafíos y oportunidades para organizarnos y reorganizarnos con el objetivo de mejorar el entorno en el que vivimos. Asomarse por esta gran ventana es fácil: de sus 8 horas diarias de navegación le invito a que dedique unos minutos a la participación ciudadana: reportar, proponer, actuar.

Referencias

  1. Asociación de Internet MX. (2020). 15° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México. https://bit.ly/3k3ZiyC 
  2. Organización Panamericana de la Salud. Estado de la seguridad vial en la Región de las Américas. Washington, D.C.: OPS; 2019. 
  3. Informe mundial sobre la visión [World report on vision]. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2020. Licencia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO https://bit.ly/3p0CdRk 
  4. Hong, F. Y., Chiu, S. I. y Huang, D. H. (2012). A model of the relationship between psychological characteristics, mobile phone addiction and use of mobile phones by Taiwanese university female students. Computers In Human Behavior, 28(6), 2152–2159. 
  5. Organización Panamericana de la Salud. (2020). El potencial de las tecnologías de la información de uso frecuente durante la pandemia. https://bit.ly/2TZVYKA

Deja un comentario