El covid-19 es como el Caballo de Troya

Un modelo predictivo de casos confirmados en México. 

Ilustración en 3D del patógeno de covid-19 bajo el microscopio. | Crédito: Rostislav Zatonskiy.
Eduardo Garza Cavazos

Eduardo Garza

Director General del CIC

El principal factor que hace del COVID-19 un virus de tan alta propagación es que funciona como un caballo de Troya. Los síntomas del COVID-19 aparecen en un período de 2 a 14 días (1) con una media de 5 días (2). Es decir, durante este lapso, hay personas que sin saber que son portadores del virus, continúan con su rutina o viajan, convirtiéndose en propagadores del virus.

A este grupo hay que agregar también a las personas asintomáticas, es decir, aquellas que no tienen síntoma alguno, pero son portadores. Si bien no se tiene un estimado certero de las personas asintomáticas, estudios arrojan estimados que hasta el momento un 17.9% de las personas infectadas no presentan síntomas (3). Y así, de manera silenciosa, el COVID-19 comienza a transmitirse entre la población. Digamos que, para este momento, el caballo de Troya se ha introducido a nuestra fortificada comunidad.

Acto seguido, aún con el caballo de Troya presente frente a nuestros ojos, minimizamos su poderío, sin saber del potencial que guarda adentro. Minimizamos el número de casos que se nos presentan de manera oficial por las autoridades. Olvidamos, que sí hay personas que ya presentan síntomas, es probable que, durante el lapso previo a presentar tales síntomas, ya infectaron a otros. Y estos otros, a otros más. Y esos otros, a otros más. Y así como los griegos tomaron Troya, el COVID-19 se presenta repentinamente de manera exponencial tomando de sorpresa a nuestra ciudad.

Estamos pasando un momento crítico en México. La propagación del COVID-19 apenas comienza, pero ya está aquí. El número de casos actuales se minimiza por algunos clamando que vamos a un ritmo menor de crecimiento que España. Otros exigen mayores restricciones por parte del gobierno para lograr mayor distanciamiento social y así eviten una catástrofe. Y, ¿qué dicen los números?

El primer concepto que se debe entender es el significado de un crecimiento exponencial. Un crecimiento exponencial se da cuando los casos nuevos (hoy) son mayores a los nuevos casos previos (ayer). Por lo tanto, no es tan relevante medir el porcentaje de crecimiento sobre la base de infectados totales, sino monitorear el número de casos nuevos de hoy en comparación con los de ayer. Mientras la relación de casos nuevos de hoy sobre los casos nuevos de ayer sea mayor a 1, tenemos un crecimiento exponencial. Cuando tal razón llega a estar por debajo de 1, es cuando se “aplana la curva”. Tomando como base los números reales confirmados en México con corte al 22 de marzo, se detecta un comportamiento claramente exponencial. Si esta tendencia se llegase a mantener podríamos llegar a tener más de 20,000 casos en un par de semanas. (Figura-2) Si bien algunos pueden considera esto como una exageración, tomemos como referencia el caso de Estados Unidos que creció de 504 casos el 8 de marzo a más de 41,000 para el 23 de marzo. (4)

Figura 01
Figura 02

La regresión anterior asume que la curva tomará un comportamiento exponencial perfecto y constante cuando hay que afirmar que existen otros factores – conocidos o no conocidos – que pueden tener efecto en tal comportamiento. De igual forma, esperamos que las acciones restrictivas y precautorias que va tomando el gobierno y las comunidades tengan un efecto que amenice tal crecimiento. Por ende, he trabajado en un modelo de crecimiento esperado tomando otros factores en cuenta tal como son los casos sospechosos, el porcentaje de positivo versus negativo de tales casos y el ritmo de crecimiento diario de casos confirmados (crecimiento de hoy versus crecimiento de ayer). Tal modelo nos da un rango de nuevos casos confirmados diariamente y bastante certero en las proyecciones con un error en el acumulado del 13 al 22 de marzo del 4.85%. (Tabla-1)

Tabla 01

El modelo se debe ir ajustando día tras día para volverse cada vez más inteligente. No obstante, el modelo, al igual que los casos reales, tiene un comportamiento de crecimiento exponencial tanto para la proyección Baja como Alta. (Figura-3) El modelo estima que se llegue a un total de casos confirmados en México de entre 4,300 y 6,600 en 15 días. (Figura-4)

Si bien las proyecciones de los casos confirmados que arroja el modelo no son tan apocalípticas como la regresión exponencial directa, tampoco son alentadores y son suficientes para poner nuestro sistema de salud y a la población en general en estrés. Mientras no tengamos certeza de lo que se avecina, es mejor poner mayores restricciones para evitar un colapso futuro. Aprendamos del resto de los países. Al final, todos somos humanos y no hay un factor identificado aún para determinar que el crecimiento exponencial del COVID-19 se comporte de manera diferente en México.

Figura 03
Figura 04
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Contacto

  • Calzada Del Valle Oriente #400, colonia Del Valle, San Pedro Garza García, Nuevo León, C.P. 66220 Moll del Valle, local 2.
  • 818378 0000
  • contacto@cic.mx

Copyright 2011-2020 © CIC – Centro de Información Ciudadana

All Rights Reserved Todos los derechos reservados Términos y Condiciones de Uso